Teléfonos

Redes

Aprendiendo a Vivirpor Selene Fortanel PoloDomingo, 1 de febrero de 2015

La mujer se molestó con su marido porque "él cambió los planes que tenían para el desayuno". Son las 9:00 de la noche y la actitud de ella no ha cambiado, de hecho la molestia se ha transformado en un rencor profundo, callado y lleno de fantasías sobre lo que ella llama "el justo castigo".

Todo empezó el día de ayer cuando el marido comentó que sería fantástico desayunar en el Restaurante donde ambos se declararon su amor hace ya 17 años, ella sin mostrar mayor interés comentó que estaba de acuerdo y de manera íntima celebró ir a ese bello lugar del Sur de la Ciudad, donde además de servir una comida exquisita suelen ir las mujeres que ella envidia por su posición económica. En fin, la mañana llegó, la mujer como de costumbre boicoteo la salida inventándose un sin fin de tareas de la casa que era imprescindible realizar antes de salir.

Al medio día, el marido y los hijos empezaron a almorzar en casa y dieron por hecho que la madre había cancelado el plan. La mujer los miró, guardó silencio y abrió la boca mental para gritar su enojo y confirmar que su esposo “siempre es muy desconsiderado con ella y que por siempre la vida se empeña en no volver realidad sus deseos”. Los hijos en cambio han decidido ignorar lo que a todas luces es un conflicto más en la relación de sus padres.

Han pasado 12 horas desde que ella eligió no merecer una experiencia diferente en su día y se castigo sin desayunar, cancelando la posibilidad de cumplir un deseo guardado.

Han pasado 12 horas desde que él permitió que fuera pospuesta una experiencia personal y de pareja y donde violó su derecho de escuchar las expresiones que expliquen el sentir de ambos…

"Hoy soy la víctima, quizá mañana acepte el papel de tirano. Somos los actores de un drama pactado desde el deseo escondido de ser menos de lo que podemos ser"

Para mí quedan a la luz de la verdad las siguientes interrogantes:

  • ¿Qué ocurre en el ser humano como para estar tan potencialmente dispuesto al sufrimiento y a hacer de la vida una maestría en la carencia, el desamor y la vida limitada?
  • ¿Cómo puede el hombre y/o la mujer acostumbrarse a vivir relaciones de maltrato y mentira?
  • ¿Es posible vivir en el presente mientras se está en el ayer?
  • ¿Cuánto tiempo y cuántas cosas tienen que pasar antes de decidir construir la felicidad? y
  • ¿Cómo se puede romper el ciclo codependiente de las emociones y las creencias limitantes?

En nuestros programas nos entrenamos en reconocer, manejar, diseñar e implementar modelos que nos faciliten cambiar la interpretación que damos a la realidad. Sabemos que el pasado ocupa el 95% de las interpretaciones de vida y que elementos vitales como las creencias, las emociones y sus ciclos, los mensajes grabados desde la infancia y la adolescencia, el poder de la culpa y la incertidumbre de una vida nueva, dificultan que podamos acceder como seres humanos al potencial y al derecho para el que fuimos creados por siempre y para siempre: Ser, saber y tener todo lo que siempre hemos soñado.

"Me acepto como fui y como soy, soy capaz de amarme y amar a otros"

Nuestros vida está soñada, diseñada y destinada, a que todos los que participamos con una mente y un corazón abierto construyamos los Diez escalones de la VIDA DIGNA Y RESPONSABLE:

  1. Reconocer la forma en la que nos hemos acostumbrado a vivir y decidir continuar o parar desde la responsabilidad y el amor.
  2. Hacer consciente que el error es una fuente de sabiduría y entender que los errores de los demás (padres, maestros, hermanos, parejas, etc.) nos han dado la oportunidad de crecer en nuestra vida.
  3. Identificar los mecanismos inconcientes con los que detonamos nuestros procesos de pensamientos, sentimientos y emociones.
  4. Reconocer que el presente es resultado del ayer, no la sentencia del mañana.
  5. Aprender de la ciencia, del ser humano y del cerebro para transformar nuestro estilo de vida y alcanzar nuestras metas.
  6. Ser concientes que el enojo y la resignación bloquean los aprendizajes de la vida y quedan marcados en nuestro interior y en nuestro rostro.
  7. Modelar con la mente, el cuerpo y la emoción el tipo de vida, relaciones y eventos que deseamos vivir.
  8. Aprender y elegir amarnos ante todas las personas, las cosas y las circunstancias.
  9. Disfrutar de la vida y sus regalos, y saber que siempre merecemos lo mejor.
  10. Compartir con otros la alegría de vivir y el orgullo de participar en nuestra vida.

Nuestra misión es participar activamente en la transformación de nuestra vida, nuestra familia, nuestro trabajo y nuestras relaciones.

"Mi mayor orgullo es ser YO en el aquí y ahora"

Con infinito amor.