Teléfonos

Redes

Sin Temor al Cambio por Selene Fortanel PoloDomingo, 1 de febrero de 2015

En su mente ella concluyó que la razón por la que nadie rentaba la propiedad eran los ruidos extraños que se oían por las noches, la terrible sensación que provocaba el lugar y la incipiente presencia de algo que no podía ser sino del más allá.... La casa le parecía tan intimidante y repulsiva y sin embargo, cinco días antes había firmado el contrato de arrendamiento por un año, pagado los gastos de alquiler, concluido los trámites legales con la inmobiliaria y entregado el antiguo departamento que hasta esa noche sería su hogar.

¿Cómo es que el mayor de sus sueños: vivir en una hermosa casa cercana a su trabajo, rodeada de la naturaleza, en una zona segura y en donde ella y su pareja iniciarían la consolidación de su familia, se convirtió en una pesadilla?.

Realmente la mujer no tenía ninguna evidencia de que la casa fuese un lugar terrorífico, sin embargo para ella ya era una realidad y un solo estímulo completó el drama mental que hoy la hacía temer llegar al destino soñado.

¿Cuál fue el estímulo? El comentario de su tía en relación a una experiencia sobrenatural vivida varios años atrás en un viejo hotel del Centro Histórico...

"Cuando aparezca la lógica del temor activa la magia del amor"

Nada es más incierto que el futuro y nada es más travieso que el pensamiento fuera de control, ante la sola idea del cambio aparecerá cualquier idea o creencia poderosa que impida la movilidad. O como dice Greg Simmons: "Ningún viejo régimen quiere ceder su poder al nuevo sistema, aun cuando sepa que las ideas de este son geniales".

Para mí funciona más o menos así: Llega la oportunidad esperada para realizar el sueño y con la alegría y la satisfacción también aparecen los estímulos del exterior en forma de las opiniones de la gente cercana, las anécdotas que pasan de boca en boca y que resaltan la dificultad e incertidumbre de la nueva experiencia, la inseguridad del reto que representa el nuevo estado y que se refleja en las reacciones de los demás, sumado con el pensamiento pesimista que hace creer que el mínimo esfuerzo de mejora resultará al final inútil; todo esto crea un cóctel mental que paraliza, convence y justifica el seguir viviendo en la ausencia de logros personales, de pareja, familiares, económicos, laborales y espirituales. Basta una chispa para detonar la bomba de tiempo a favor del no cambio.

"Ante lo incierto, las circunstancias toman una dimensión alterada de su propio existir"

Y en caso de que no sean suficientes los juicios de los demás para abortar el cambio, aparecerán en el interior los fantasmas personales como la culpa, el desmerecimiento, la sumisión ante el pasado, la indecisión, la falta de talentos, el recuerdo de los fracasos anteriores, el auto castigo, las viejas y apestosas herencias limitantes, los sentimientos de indignidad y menosprecio, o cuestiones tan poderosas como el dinero, los valores, la familia, Dios o incluso la patria.

El miedo y el temor son sanos cuando protegen y previenen de los actos irracionales, pero son destructivos cuando bloquean el futuro, inquietan el mañana, enferman el cuerpo, roban los sueños y gestan la frustración por lo que no se hizo o por lo que se hizo mal, es decir cuando se vuelven en pensamientos irracionales.

"Si no es ahora ¿Cuándo?"

Así que regálame unos minutos, siente, piensa y escribe ¿Cuál fue uno de los propósitos del año anterior que no lograste, a pesar de que era importante para ti? y delante de eso anota ¿A qué crees que se debió?.

Rastrea el mayor número de respuestas y recuerda que la sinceridad de tu interior alumbra tu futuro. Si encuentras influencias de las creencias de los demás sobre tu sueño, miedo, inseguridad y desconfianza personal, indecisión para tomar los caminos que se presentaron, falta de tiempo y dinero, o una serie de desgracias y desavenencias que estuvieron en tu contra: quizá hayas logrado un mayor conocimiento de ti y ese es el triunfo del sueño no realizado.

Y finalmente responde ¿Aún te interesa alcanzar ese sueño?. Y si es así decídete firmemente a lograrlo sin importar el tiempo que requiera ni el esfuerzo que te represente. Si se trata de un nuevo sueño integra el aprendizaje del año pasado, levántate y ve tras él.

"Lo único que nos libera de la prisión del miedo y del temor es el conocimiento de saber que todo es posible y válido en el mundo de los potenciales infinitos. Si nuestra mayor limitante somos nosotros mismos, entonces la más sublime expresión creadora radica en nuestro interior"

...La mujer está de pie en la puerta de la entrada del antiguo departamento, se ha despedido de él, de las bendiciones recibidas allí, de lo que no fue posible alcanzar, de los días y las noches vividos con desánimo, de las frías tormentas mentales, de la escasez, del desmerecimiento y del pasado que siempre enseña algo. Ha empacado todo lo valioso, incluyendo el viento que sopla sobre su espalda, la dicha del mañana incierto y la lámpara interior que la alumbra cuando más lo necesita.

"Hoy duermo mi última noche en esta casa y después de una gran batalla interior y de decenas de experiencias autodestructivas, he decidido agradecer, celebrar y abrir los brazos a mi nuevo hogar, con la alegría de saber que desde lo más profundo de mí logré realizar mi sueño y que mi nuevo destino no es bueno ni malo: solo es".

En este ahora quiero desearte que el más grande de tus sueños se haga realidad durante este año y que con él, llegue la claridad de saber que en la vida no basta soñar, se requiere actuar. Así que prepara tu chaleco anti balas psicológico contra el temor, el miedo y la inseguridad: Usa frases tranquilizadoras que te hagan estar presente (por ejemplo: Yo estoy seguro en mí interior y en mi exterior, Yo tengo una mente creadora que vela por mí, Mi futuro es grandioso y lo decido yo, etc.), recurre a una oración que te conecte con la paz, haz un dibujo de tu futuro con ese sueño, mira la foto de alguien amado que te despierte una sonrisa, escucha una canción que te anime, canta algo estimulante, baila tu melodía favorita, haz algo que te llene de alegría, llámale a un amigo, ve una película con mensaje, sacúdete con fuerza de la cabeza a los pies, despídete de la persona que te inquieta, o rompe el estado y simplemente siéntate en el piso, respira profundo y agradece los dones de tu vida. ¡Gánale diario la batalla al saboteador de tu sueño!, no solo lo decidas: actúa y dile Basta, moviéndote a otro estado interior.

Que cada día del año puedas recordar que TU sueño, solo es concretado dentro de tu realidad personal, cree en ti mismo y acepta fielmente que en tu interior están todos los materiales para construir lo que sea que desees. No sueñes por los demás, deja que ellos fabriquen su propio anhelo. Y no olvides: Abrazar tu sueño declarando que para ti no importa el tiempo que te lleve conseguirlo, ni el esfuerzo que represente hacerlo tu realidad.

"Todo es posible, eres capaz y además te lo mereces"

Con infinito amor